Cómo vivir entre dos mundos

 

 

 

La palabra extranjero proviene en sus orígenes del francés “étrange”, que significa extraño, que a su vez viene de “extra” que significa: fuera. Es decir: un extranjero es alguien, según el diccionario …”que es o viene de país de otra soberanía.

Y entre los sinónimos que acompañan a esta definición, se encuentran algunos tan peyorativos como: advenedizo (dicho de una persona que sin empleo ni oficio va a establecerse en un pais o en un pueblo) o intruso (que se ha introducido sin derecho).

1392384197_265529_1392385111_noticia_normal

Fotogafía| John Stanmeyer

Creo que una de las vivencias más duras que se pueden sufrir, es la de tener que convertirte en emigrante. No solo por tener que enfrentarte al rechazo de la población que te rodea, al desánimo de no encontrar trabajo o a la falta de derechos. Es sobre todo, la fuerte añoranza de tu país, de tu cultura, de tus costumbres. Es, en definitiva, el miedo a perder tu propia identidad.

Hay poca gente que abandone su país para establecerse en otro sin más. Normalmente huyen de la miseria y el hambre; la falta de trabajo o de futuro. Sueñan llenos de esperanza con algo mejor para ellos y sus hijos.

La realidad, desgraciadamente, suele ser bien distinta, pero en cualquier caso y por bien que les salgan las cosas, sus vidas cambiarán para siempre. Se encontrarán viviendo entre dos mundos. Uno la realidad presente, a la que tienen que acostumbrarse a marchas forzadas (nuevos hábitos, una lengua distinta…), y otro lo que dejaron atrás (la familia, los amigos, sus raíces) cuya añoranza les acompañará siempre.

Y como el ser humano tiende a etiquetarlo todo, existe hasta un síndrome que explica todos estos sentimientos: el de Ulises, llamado así por las penalidades que sufrió el legendario héroe griego para volver a su patria. Hace referencia a estos síntomas: soledad, tristeza, culpabilidad o desengaño.

Salvando la enorme distancia con lo expuesto hasta ahora, es posible que en algunos casos podamos sentirnos perdidos, y que las circunstancias nos lleven a pensar que la solución está en huir de lo conocido, de lo nuestro, ante la perspectiva de un cambio.

Creémos que en otros sitios “atan los perros con longaniza” y que habrá para nosotros un lugar mejor. Necesitamos la perspectiva de la lejanía  y la pérdida, para valorar lo que tenemos. Somos así. Pero esto no es malo si después de recorrer el camino con todos sus baches, si después de caer y golpearnos repetidamente,  somos capaces de encontrar el camino a casa.

Para acompañar estas reflexiones, una preciosa canción del cantautor español Ismael Serrano: “Zambra del emigrante”; junto a la inigualable Mercedes Sosa, cantante argentina ya desaparecida, cuyas canciones están ligadas a mi adolescencia y supongo que a la de miles de chicos y chicas de mi época. Por algo la llamaron La Voz de América.

La fotografía, la mejor del año 2013 (ganadora del prestigioso premio de fotografía World Press Photo), pertenece al fotógrafo estadounidense John Stanmeyer para la revista National Geographic. Es un grupo de emigrantes somalíes buscando cobertura para sus teléfonos móviles en la costa de Yibuti. Tomada de noche en el Cuerno de África, la instantánea recoge el intento del grupo de ponerse en contacto con sus familias en una zona donde también se reúnen etíopes y eritreos en busca de trabajo.

 Vídeo|Santicatalan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 7,133 hits