Una visión diferente de la guerra

 

 

Irène Nemirovsky fue una escritora rusa de orígen judío que se afincó en Francia tras la Revolución Bolchevique. Vivió en su propia carne la invasión de los alemanes y fué deportada al campo de concentración de Auschwitz dónde murió.

De su experiencia personal nace el que, para mi, es su mejor libro: “Suite francesa“, escrita prácticamente cuando estaba transcurriendo la acción y con un componente autobiográfico importante.

 

Imagen | Wikipedia

Una suite es una obra musical formada por varios movimientos breves, y es el nombre perfecto para este libro ya que, en su orígen, se proyectó como cinco partes que conformaban un todo, pero nunca se llegó a completar. El manuscrito inédito se publicó 60 años después de la muerte de la autora y obtuvo uno de los premios literarios más reputado de Francia: el Renaudot en 2004.

La historia se inicia durante los días previos a la invasión de París por los alemanes, ante la expectante y atónita mirada de miles de franceses que se lanzaron a las carreteras huyendo de la ciudad.

Cuando empiezan a caer las primeras bombas, los ciudadanos parisinos se lanzan a los caminos a pie, o en coche, sin saber a ciencia cierta dónde dirigirse, ni qué hacer. La descripción de los personajes,  y las distintas situaciones que se producen, unas grotescas y otras trágicas, conforman la primera parte de la novela.

En la segunda parte, las tropas invasoras ocupan la pequeña población de Bussy. La novela narra la convulsa convivencia entre alemanes y franceses. Un pequeño universo dónde nacen odios e historias de amor, rechazo y colaboracionismo descarado.

Me ha parecido una novela excepcional. Como es capaz de describir en clave de tragi-comedia  unas situaciones tan duras de una forma tan sencilla, sin caer en el sentimentalismo. La angustia de un montón de seres humanos zarandeados por la guerra y su respuesta personal ante este drama: la inseguridad, la mezquindad y la cobardía. La incapacidad de reaccionar.

Me ha encantado el libro Por un lado hace una descripción totalmente  realista de una sociedad que ha perdido completamente el rumbo, a la que ella pertenece por adopción, y que por ello, tan bién conoce. Y por otra, como es capaz de teñir de humanidad al pueblo invasor, sin juzgar ni a unos ni a otros con la esperanza de que llegaría un tiempo de paz, que ella, desgraciadamente, no conoció.

Imagen | Bien Aimée

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 7,282 hits