La mirada más desafiante de Hollywood

 

 

 A lo largo de la historia del cine, ha habido actrices legendarias, pero hoy quiero rendir un pequeño tributo a la que, en mi opinión, ha sido una de las mujeres más controvertidas, carismática e inteligente de Hollywood, además de una extraordinaria actriz: Katharine Hepburn.

Cuatro Oscars y doce nominaciones a la mejor actriz, más  un infinito número de premios, avalan una carrera impecable que comenzó en el teatro y que terminó en el año 1994, cuando se retiró, octogenaria ya, a su casa de campo de Connecticut.

 

 

Imagen | Mr.Screenland Esq

Hija de un afamado cirujano y una conocida  sufragista, fue criada exquisitamente, creciendo en un ambiente liberal y atípico para la época, lo que conformó su carácter peculiarmente rebelde e incombustible.

Era una mujer fuerte, cuyo principio era encajar los golpes de la vida con la cabeza alta, algo que tuvo que poner en práctica muy a menudo a lo largo de sus noventa y seis años.  Tenía un encanto especial y un talento innato. Inaccesible al desaliento, jamás se dejó manipular. 

Llegó a ser una Gran Dama del Teatro y, (jugando bien sus cartas, gestionando con inteligencia sus contratos), una actriz de cine magnifica, con una cincuentena de películas en su haber, a cual mejor.

Sin embargo, fue una mujer eminentemente discreta, a pesar de que sus tortuosos amores provocaban una enorme espectación. Durante el rodaje de “La Mujer del Año” conoció al que sería el gran amor de su vida: Spencer Tracy, hombre casado, infeliz y alcohólico. Pero sobre todo, ferviente católico, lo que hizo de su relación algo imposible que duró casi treinta años de amores clandestinos. Con él hizo nueve  películas, todo un ejemplo de perfecta compenetración artística, convirtiéndose en una de las parejas con más química en la pantalla,  de toda la historia del cine.

A pesar de su legendario carácter de “diva”, en la intimidad de su hogar, esta mujer de acento aristocrático, era una persona cercana de gustos sencillos. A su personalidad pública la llamaba La Criatura, con mayúsculas, y procuraba no mezclarla con su vida privada.

…”No conservo retratos aquí en mi hogar de mi yo profesional porque esos no son retratos míos. Son fotografías de la la Criatura, y yo no la traigo a casa. No le permito entrar en mi casa“…. Decía de Marylin Monroe que le daba mucha pena porque dejó que su criatura tomase el control y ese fue su final.

Segura de sí misma y con una personalidad arrolladora, esta actriz cuya belleza rompió la estética del momento, era una mujer extraordinariamente generosa con los demás. Capaz de una entrega total para rehabilitar a Tracy, a menudo la recuerdan acostada en el suelo, frente a la habitación del actor, esperando a que pasasen las tormentas que desataba su “delium tremens”. Esto no significó jamás su autoanulación, como ocurre en otros casos.

Se mantuvo en lo más alto del estrellato durante su larguísima carrera, a pesar de un penoso parkinson y un cancer de piel. Murió en su granja, muy cerca de Hartford dónde había nacido. Siempre fiel a sus raíces.

El  29 de junio de 2003, todo Brodway apagó las luces durante una hora  para despedir a una de sus estrellas. La que más brilló. 

Imagen | Msrivergirl

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 7,282 hits